Agricultura en Níjar: un año más y un servicio menos

La instalación de Albaida en Níjar ha dejado de recepcionar residuos agrícolas en uno de los momentos de la campaña en que más se generan. El cierre de la planta Albaida en Níjar conllevará el despido de trabajadores y transportistas y una enorme problemática para los agricultores, que se verán forzados a desplazarse a otros municipios para gestionar sus restos vegetales con un mayor sobre-coste

No entendemos la decisión del cierre de la planta Albaida Níjar justo en el momento en que el campo nijareño empezará a generar más residuos vegetales por el cambio de campaña, escudándose en el descenso de entrada de restos procedentes de otras comarcas en 2014, un porcentaje que se sitúa en torno al 20%. De no revertirse la decisión, los agricultores nijareños tendrán que desplazarse a otra planta sufriendo el encarecimiento de un servicio obligatorio ya de por sí costoso. Los agricultores necesitan respuesta a los problemas que hay en el sector y éste es un asunto que preocupa y mucho.

Cierre de Albaida

Es incomprensible que este servicio esté en manos de empresas privadas y no tutelado por la administración pública, que parece desentenderse de los problemas de las plantas para el control de residuos vegetales.

El tema de los restos vegetales se trató en un primer y único Consejo Agrario Municipal que la Concejalía de Agricultura de Níjar había convocado en toda la legislatura. Acababan de ganar las elecciones y los agricultores hablaban de la gran subida de precios que Albaida había realizado en régimen de monopolio privado. El Ayuntamiento supuestamente «tomaba las riendas» para hablar con la Junta, la empresa y los agricultores en busca de acuerdos, pero los problemas no se han resuelto y tres años después, han variado incluso las competencias del Ayuntamiento por una Ley del PP y ahora cierra la principal planta. Desde IUNíjar pedimos que se convocara el Consejo Agrario Municipal en repetidas ocasiones.

Los agricultores de la comarca ya estamos hartos de que nuestros responsables políticos se dediquen a celebrar la importancia de nuestra agricultura, que si damos mucho trabajo, que si unos datos de producción muy importantes, que si somos un sector estratégico para la economía de Níjar, pero ante una demanda fundamental para nosotros se desentienden, mientras lamentablemente, seguiremos viendo cómo el campo se ensucia cada vez más o cómo se queman restos vegetales de forma incontrolada pero ¡ésa no es la solución! y con seguridad tendrían las denuncias del Ayuntamiento y de la propia Delegación de Agricultura y Medio Ambiente, que para eso si que tienen claro las competencias ”

Son necesarias medidas de urgencia y también planificación a medio plazo. Nuestra apuesta es la remunicipalización del servicio en #elNíjarquequeremos