Ante el retroceso educativo de la LOMCE

Comienza un nuevo curso escolar, una temporada que empieza a teñir de gris las aulas con la aplicación de la retrógrada LOMCE que ya hace acto de presencia, lo que nos obliga a inaugurar también un nuevo curso de lucha, de presencia en las calles, de mareas ciudadanas. No nos cansamos de reiterar la importancia capital de la Educación para el cambio de sociedad por el que luchamos. La educación es la fuente de la que deben emanar las generaciones que se resistan totalmente a la explotación de los poderes fácticos. Queremos construir un proyecto político-social totalmente justo, igualitario y anticapitalista.

La implantación paulatina de la polémica ley educativa es heterogénea a lo largo y ancho del Estado. En aquellas comunidades gobernadas por el Partido Popular su aplicación es mucho más rápida y amplia, por lo que sus efectos negativos se harán ver también más pronto. En otras como Andalucía, se está intentando amortiguar la LOMCE. Sin ir más lejos, una asignatura como «Educación para la Ciudadanía» ya ha sido retirada de los planes de estudio para este curso 2014-2015 en las comunidades del PP mientras que aquí se seguirá ofreciendo esta asignatura, ya que la Consejería de Educación la mantiene dentro de las optativas que puede ofertar por su cuenta. Pero evidentemente esto nos sabe a poco. Necesitamos crear más fuerza para no tener que limitarnos a paliar efectos, sino luchar por derogar una ley tan atroz para el futuro de nuestra sociedad. De lo contrario, la vía que propone el capital, la de crear jóvenes herramientas del sistema en lugar de formar y educar ciudadanos, se abrirá camino con la tremenda dificultad que supondrá desandar ese camino. Y es que una generación mal educada y sin formación se prestará más fácilmente a ser cincelada y dirigida por el poder.


No cabe otra postura que la de resistencia y rechazo en las calles y en las instituciones. Debemos decir «No» a esta imposición educativa. En las urnas cada vez que se convoquen elecciones, hay que hacerles saber que no vamos a permitir que sigan desmantelando nuestros servicios más básicos y elementales. Pero también en las calles, donde nuestras voces deben golpear con fuerza en las mismísimas puertas del Ministerio de Educación. Luchemos por una educación gratuita, laica, igualitaria y de calidad: ¡NO a la LOMCE!

NO A LA LOMCE
NO A LA LOMCE: Nosotr@s no nos chupamos el dedo