Rechazo a la reforma de la Ley del Aborto

Ninguna mujer puede ser obligada a proseguir con un embarazo contra su voluntad” y defienden el aborto como un derecho reproductivo básico.

IU Níjar rechaza la reforma de la Ley del Aborto anunciada por Gallardón.

El área multicultural y de la mujer manifiesta públicamente su rechazo a la reforma de la Ley del Aborto anunciada por el Ministro Gallardón, por considerar que atenta contra el derecho de las mujeres a decidir libremente sobre su maternidad.

Recordamos que el Consejo de Europa, a través de la Resolución 1607/2008 sobre “Acceso a un aborto sin riesgo y legal en Europa”, ha reconocido que el aborto es un derecho, que la libertad de las mujeres para decidir sobre su propio cuerpo ha de ser respetada y que los Gobiernos de los Estados Miembros deben garantizar que la interrupción del embarazo sea una práctica accesible y segura.

El Ministro Gallardón pretende imponer la doctrina moral de la Iglesia a través de las leyes civiles, atendiendo a las exigencias de los sectores más reaccionarios y en especial de la Conferencia Episcopal.

En la época franquista, en la que el aborto estaba ilegalizado, se registraban unos 300.000 abortos al año y morían unas 3.000 mujeres por abortar. Existían además dos tipos de mujeres, aquellas a las que su situación económica les permitía viajar a países como Holanda o Inglaterra, donde la legislación garantizaba un aborto seguro, y el resto de mujeres que sufrían abortos clandestinos, con riesgo de muerte, graves consecuencias para su salud, frecuentemente con pena de cárcel y en muchos casos la muerte.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, las leyes prohibitivas o restrictivas -como la que se pretende imponer en España por parte del Gobierno- dan lugar a abortos inseguros, los cuales generan un 13% de las muertes maternas en el mundo, así como complicaciones en 8,5 millones de mujeres. En cambio, los países con leyes respetuosas con los derechos sexuales y reproductivos, que incluyen la legalización del aborto, tienen tasas mucho más bajas de aborto que las estimadas en países donde éste es ilegal.

El aborto está despenalizado mayoritariamente en la Unión Europea, así como en muchos otros países de Europa. Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Noruega, Suiza, Holanda, Suecia, Italia o Portugal, entre otros países, tienen una ley de plazos similar a la de España, y algunos contemplan además un sistema de indicaciones que permite abortar fuera de dichos plazos.

La Iglesia y el Partido Popular pretenden hacernos retroceder más de treinta años, negando nuestra condición de ciudadanas de pleno derecho y nuestra capacidad para decidir sobre nuestro cuerpo, nuestra sexualidad y nuestra maternidad”.

En este sentido, queremos recordar al Gobierno que “las cifras de embarazos no deseados y de abortos bajarán considerablemente cuando se destinen más recursos públicos a la información, formación y atención afectivo-sexual en los ámbitos de la enseñanza, la sanidad y los servicios sociales, que garanticen los derechos sexuales y reproductivos de las personas”.

Manifiesto del área multicultural y de la mujer ante el pretendido recorte en la regulación del aborto:

Rechazamos las declaraciones de Rouco Varela y del Ministro Gallardón en torno a las Interrupciones Voluntarias del Embarazo .

Nuevamente el Cardenal Rouco Varela vuelve a la carga, exigiendo la persecución del aborto y que se suspenda lo establecido en la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de regulación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. Como en otras ocasiones, argumenta supuestos derechos de las supuestas personas no nacidas a nacer (ignorando el derecho de toda persona a ser feliz, cosa imposible si nace sin ser deseada) para atacar los derechos de las mujeres, (personas vivas y verdaderas sujetas de derecho) a decidir sobre nuestra sexualidad, nuestra maternidad, nuestra vida.

Nuevamente el Ministro Gallardón toma nota y asegura que cumplirá su promesa, que no es otra que la de someter a un Estado aconfesional, que pertenece a toda la población, a las ideas de una parte, el sector más conservador del catolicismo. Los globos sonda lanzados por el Ministro no dejan dudas sobre sus intenciones: eliminar la mayor parte de las condiciones (limitadas) que hoy hacen posibles las Interrupciones Voluntarias del Embarazo. Pretende sustituir la actual Ley de Plazos por una regulación de supuestos muy restrictiva, que nos llevaría a una situación anterior a los años 80, con encarcelamientos de mujeres o personal sanitario por ejercer un derecho o con las prácticas clandestinas, y por tanto inseguras. Al parecer incluso se está debatiendo en el PP, si hay que restringir el supuesto de riesgo de la salud de la madre o el feto.

La contrarreforma prevista dejará a España al margen de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que advierte que la restricción del aborto sólo produce más mortalidad materna en el mundo. La ilegalidad del aborto en ciertos países mata más de 47.000 mujeres al año, según la OMS. Nos dejaría además muy lejos de la legislación vigente en la mayoría de los países de Europa Occidental, a la que por lo visto debemos pertenecer en todo, salvo en lo referido a los derechos de las mujeres.

Nuevamente, la práctica del aborto en este país será fuente de inseguridad jurídica para las mujeres y para el personal sanitario y de inequidad territorial y social. La legislación supondrá un tutelaje intolerable sobre la decisión de las mujeres y una forma de criminalización del derecho que nos asiste a todas nosotras a decidir sobre nuestra maternidad, es decir, sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.

Las mujeres, de nuevo, decimos no al retroceso en los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Decimos no a la criminalización de las mujeres por ejercer el derecho a elegir qué vida queremos.

Decimos sí a que las IVES* se realicen en condiciones de seguridad y legalidad tanto para las mujeres como para el personal sanitario. a que se garantice la interrupción voluntaria del embarazo en la red sanitaria pública. al derecho de las mujeres a decidir, y a que nuestra decisión no esté sometida a presiones ni condicionamientos.

a una educación sexual que proporcione a la población conocimientos, actitudes y posibilidades de una sexualidad libre y placentera, en condiciones de igualdad. al reconocimiento de las mujeres como humanas completas, con vidas llenas de sentido en sí mismas y no reducidas a la exclusiva función materna.

Somos personas, no máquinas de fabricar personas.

POR UNA VIDA DIGNA, LIBRE Y DESEADA

¡NO AL RECORTE DE LA LEY DE ABORTO!

 

Cartel_Nosotras_Decidimos

*IVE: Interrupción voluntaria del embarazo