Carta de Ramón Colau

En un día como hoy en el que se presenta en el Congreso la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) sobre deshaucios, gestionada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y respaldada por las firmas de casi un millón y medio de ciudadanos , un día en el que se han conocido las tristes noticias de los suicidios de un matrimonio de jublilados en Mallorca y un hombre jubilado en Basauri, motivados por tener que afrontar desahucios inminentes;  a pocos días del  Sábado 16, día en que nos manifestaremos en todas las ciudades de España contra los desahucios,  reproducimos a continuación la carta de Ramón Colau, publicada en el espacio de  IU Almería contra la Cláusula Suelo , tras la comparecencia de su hija Ada Colau en el Congreso, donde fue injustamente insultada y tras otro caso de suicidio consecuencia de un desahucio en Córdoba:

En medio de la negrura de este túnel de los horrores al que nos han condenado la codicia y la ineficacia de los poderes económicos y politicos, por fin, estos días hemos podido ver una luz que a mí me ha llenado de orgullo como padre y de esperanza como ciudadano. Esa luz se llama Ada Colau.
La definición más hermosa hecha sobre ella, se la regaló Rosa Montero cuando escribió en El País que es un hierro envuelto en seda. Pero el martes cinco de febrero en su comparecencia en la Comisión de Economía y Competitividad del Congreso de los Diputados esa seda fue rasgada por las palabras de un individuo, de cuyo nombre no quiero acordarme, en defensa de una ley hipotecaria que no es más que un arma de destrucción masiva de vidas humanas y que tan bien conoce Ada Colau en su lucha día a día durante más de cuatro años por defenderlas y salvarlas y esa rasgadura dejó al descubierto el hierro y de ahí la dureza de su acusación de criminal a ese individuo.
Esa acusación y no las palabras pronunciadas por el susodicho individuo, escandalizaron al presidente, políticos, periodistas y otros “pedantones al paño” pero desgraciadamente tres días después, un nuevo suicidio, el de Fran Lema en Córdoba, nos ha enseñado que esa acusación fue sobradamente justa, legítima y necesaria.
Y es por todo esto por lo que me siento tan orgulloso de ser el padre de Ada Colau.
En cuanto a la esperanza como ciudadano en un futuro mejor no me la dan los Rajoys o los Rubalcabas que copan nuestras instituciones sino la esperanza de que muchas “adacolau”, hombres y mujeres, desbanquen con nuestros votos a esos politicastros ineptos, corruptos y mentirosos y consigan salvar a esta democracia, la nuestra que no la de ellos, que en estos momentos está secuestrada y gravemente enferma.
Y mientras llega ese día, saquemos todos nosotros la “adacolau” que llevamos dentro y enfrentémonos, pacíficamente pero con valentía a todos los criminales que con su codicia, corrupción y embustes, nos han llevado a esta miseria.
Ada, recibe desde aquí el amor, el respeto y la admiración de tu padre.

Ramón Colau

Ramon Colau y Emilio Bisbal
Ramón Colau a la izquierda,  junto a Emilio Bisbal

Ramón Colau colabora desinteresadamente con su ilustraciones  de «las Gaviotas Pitaca y su Cuñada» en los Boletines de IU Níjar . La fotografía está tomada tras finalizar el «Taller contra las Cláusulas Suelo y los Abusos de la Banca» en San Isidro y junto a él aparece nuestro compañero Emilio Bisbal, que maqueta nuestros boletines, entre otras «labores».
Gracias Ramón.