Plataforma para la conservación del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar

Izquierda Unida-Níjar participa en este nuevo colectivo que pretende preservar al Parque Natural del ‘ladrillo’: una plataforma de conservación que tiene vocación de permanencia al objeto de evitar que se den más ‘bocados’ urbanísticos al Parque y «con la finalidad de llamar la atención sobre los peligros que se ciernen para la conservación de un espacio tan frágil y singular».

Veinticinco años después de la declaración del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, valoramos que esta declaración ha servido para alejar de la zona grandes proyectos urbanísticos y para que la sociedad tome conciencia de la importancia de este espacio, pero no se puede decir que la situación del Parque sea la que correspondería a un espacio con estas características y valores, por lo que consideramos que más que mucho por celebrar lo que queda es mucho por hacer.

La Plataforma por la Conservación del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar está formada por Amigos de la Alcazaba, Asociación de Amigos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, Ecologistas en Accion, Equo, Grupo Ecologista Mediterráneo e Izquierda Unida.

Su presentación se ha realizado en Febrero en El Toyo, al considerar que es «un lugar en el que se puede observar a qué conduce una mala planificación del territorio, hecha teniendo en cuenta únicamente el interés de los especuladores y constructores y dejando de lado los intereses de la sociedad». La plataforma nace precisamente «con la finalidad de llamar la atención sobre los peligros que se ciernen para la conservación de un espacio tan frágil y singular».

CONTENIDO DE LA RUEDA DE PRENSA:

Las distintas administraciones, Ayuntamientos, Junta de Andalucía y Gobierno Central, parecen empeñadas en mirar para otro lado y no ver los numerosos atentados que ponen en peligro los valores naturales del Parque.

Además, la declaración de Parque ha supuesto que gran parte de la presión especuladora que se centraba en el parque se desplace a su entorno más inmediato, y vemos como proliferan atentados en su entorno. Así vemos en los límites del Parque como a urbanizaciones con más o menos éxito, como por ejemplo Rambla Macenas en Mojácar, o El Toyo Retamar, se suman nuevos proyectos, de más que dudosa viabilidad, como las urbanizaciones previstas en Hoya Altica, La Boca del Fraile o el Nazareno. Presión urbanística a la que hay que sumar nuevas transformaciones en regadío y la construcción de invernaderos.

La presión no ha desaparecido del interior del Parque.

Todavía quedan ejemplos de un modelo desarrollista obsoleto y causante, en parte, de la crisis que padecemos. Al disparate del Hotel del Algarrobico, hay que sumar proyectos o actuaciones que no se deberían de permitir en un Parque como los proyectos de Urbanización de Las Negras, o de la Fabriquilla, por citar dos ejemplos, sobre los cuales aún no se ha tomado una decisión definitiva y que suponen una espada de Damocles sobre la integridad del Parque.

La falta de recursos para la conservación, tanto del Patrimonio Natural como del Histórico, genera una imagen que no se debería de producir en un espacio tan emblemático, del que se podría decir que hoy en día es una de las imágenes mas conocidas de la provincia. El Cortijo del Fraile, El Castillo de San Pedro, la Torre de los Alhumbres,… se están cayendo sin que se haga nada por evitarlo. Junto a esta dejadez hay que señalar como equipamientos públicos como los de Rodalquilar se encuentran infrautilizados, pese a las cuantiosas inversiones que se han realizado de dinero público.

Es difícil de explicar como después de su declaración se han permitido nuevas explotaciones a cielo abierto, como la de oro de S. Joe en el Cerro del Cinto, hoy abandonada, pero que nos ha dejado la balsa de lixiviados contaminada con el cianuro que se usaba para separar el oro del mineral, o la instalación de una piscifactoría que tiene claros efectos negativos sobre la pradera de poseidonia, por no hablar de las explotaciones que todavía quedan o los restos de las que ya habían sido abandonadas, pero que no se acaban de restaurar.

Cuando todavía podemos contemplar la herida causada en el paisaje por la carretera costera que comenzó la Diputación entre el Cabo y San José, aún hay instituciones que se plantean llevar las carreteras a todas las playas del parque, sin tener en cuenta el impacto y la masificación que eso supondría sobre este valioso y frágil espacio. O pretenden ampliar el Puerto de San José sin apenas considerar el impacto que esto supondría sobre la zona marina del Parque

Todavía quedan numerosas ocupaciones del dominio público que parece que las distintas Administraciones se niegan a ver, vehículos a motor que transitan fuera de los caminos sin que pase nada, …

Podríamos seguir haciendo una relación de cómo en veinticinco años hay muy poco que celebrar y mucho que hacer para garantizar que este espacio se proteja.

Hemos convocado esta rueda de prensa, en este lugar, el Toyo, porque consideramos que es un lugar en el que se puede observar a que conduce una mala planificación del territorio hecha teniendo en cuenta únicamente el interés de los especuladores y constructores y dejando de lado los interese de la sociedad, que al final es la que acaba pagando tanto económica como ambientalmente estos desaguisados.

Una urbanización que se creó y se construyó en una pequeña parte cuando los Juegos Mediterráneos, hoy en día está prácticamente sin desarrollar. Hoteles cerrados la mayor parte del año, campo de golf infrautilizado, y pese a este fracaso todavía hay quien quiere hacer más “desarrollos” como este. Solo hay que ver como esta Macenas o muchas urbanizaciones vaciás o sin apenas ocupantes por toda la geografía provincial. Ante tales desaguisados alguien debería plantarse cuanto debería de crecer la población de la provincia, o cuantos turistas o jubilados europeos deberían de venir para poder usar todas las viviendas construidas y plazas hoteleras creadas, y a lo mejor se dan cuenta del inmenso error y del coste que ha supuesto esta forma de dejar hacer a constructores y especuladores, con la colaboración de los políticos que dicen que nos representan, pero que a la horade reunirse y consultar lo hacen solo con constructores y especuladores dejando de lado al resto de la sociedad, parece que hemos vuelto a un nuevo despotismo, aunque en esta ocasión nos da la impresión de que más bien sin ilustrar

Como almerienses, no es este el modelo de planificación del territorio que queremos, un modelo con unos elevados costes ambientales y sociales, que consumen recursos económicos que utilizados para otras cosas, como para mejorar la sanidad o el poder adquisitivo de las pensiones serían mucho más rentables socialmente y que nos dejan un territorio con un paisaje destrozado y unos valores ambientales cada vez más deteriorados.

Las actuaciones que se están llevando a cabo, tanto dentro como en el entorno del Parque Natural de Cabo de Gata Níjar y la tolerancia y permisividad que manifiestan las distintas Administraciones con actividades potencialmente peligrosas para la conservación del Parque, ha llevado a nuestras asociaciones a constituir una plataforma con la finalidad de llamar la atención sobre los peligros que se ciernen para la conservación de un espacio tan frágil y singular.

En este sentido se irán realizando una serie de acciones en las que esperamos que participen el mayor numero de personas posibles y sirvan para que la sociedad tome conciencia de los peligros que aún se ciernen sobre este espacio y a la vez para que las distintas Administraciones se impliquen de una vez por todas y se tomen en serio la conservación de este espacio.

La primera de las actuaciones prevista es esta rueda se prensa que en breve será seguida por un acto en El Cortijo del Fraile, escogido como ejemplo para llamar la atención sobre el grado de deterioro al que está llegando este singular lugar y exigir a las Administraciones que tomen medidas efectivas para su restauración y conservación, aunque somos conscientes de que los males que afectan a este monumento son los mismos que podemos observar en muchos otros. Hay otras actuaciones previstas, que en el momento en que se vayan concretando y poniendo fecha se pondrán en conocimiento de la sociedad, de la que esperamos una amplia participación.

Denunciamos también que el Cortijo del Fraile, el Castillo de San Pedro o la Torre de los Alumbres «se están cayendo sin que se haga nada por evitarlo».

Por eso, y como primer objetivo, nos hemos propuesto llamar la atención sobre este entorno y llevar a cabo acciones culturales y sociales que inviten a los almerienses a la participación y consiguiente concienciación sobre la preservación del lugar.

La primera medida se llevará a cabo el próximo 3 de marzo con la grabación de un documental sobre el Cortijo del Fraile que pretenden difundir a través de los medios audiovisuales para que llegue al mayor número de personas posible.