Sector agrícola y exigencias del mercado

Desde I.U Níjar creemos que la Unión del Sector Agrícola es en este momento imprescindible para afrontar exigencias del mercado de una forma conjunta.

Ante la proximidad de las elecciones andaluzas, Arenas se llena la boca en sus últimas declaraciones con propuestas que, aunque sean correctas en el fondo, nunca llevará a cabo su partido. Recordemos que la derecha domina desde hace tiempo todos los organismos europeos agrarios, responsables de marcar las directrices de la agricultura común europea y siempre ha defendido y defenderá el mercado libre y sin restricciones.

La posición en política agrícola de la derecha está controlada por el grupo de presión o lobby de los grandes supermercados o cadenas distribuidoras; para esta derecha dominante siempre son más interesantes estos grupos de poder que apoyar los intereses del pequeño empresario-agricultor. En Almería hubo un momento no muy lejano, en pleno boom urbanístico, en el que varios dirigentes del PP provincial apoyados por Arenas abogaban por convertir a los agricultores en empresarios urbanísticos y turísticos, poniéndoles la miel en los labios con recalificaciones varias. Cuando este boom pasó vuelven a intentar engañarnos diciéndonos que ahora nos van a defender.
Ellos tienen claro cuales son sus políticas y entre ellas no está defender ni al pequeño agricultor ni al trabajador agrario, si no a las grandes empresas.

Desde I.U Níjar creemos que la Unión del Sector Agrícola es en este momento imprescindible para afrontar exigencias del mercado de una forma conjunta.

Los agricultores de Almería somos proveedores de frutas y hortalizas y como tales cumplimos la normativa autonómica, estatal y europea, pero no es suficiente. La mayoría de supermercados exigen a sus proveedores de frutas y hortalizas unos valores específicos de calidad, el cumplimiento de la normativa general europea de seguridad alimentaria de Limites Máximos de Residuos (LMR) y el cumplimiento de la norma de trazabilidad GLOBAL GAP. Lo que no hacen otros países terceros sí se hace en Almería. Además para convertirse en proveedores de las principales cadenas de Europa se han de cumplir otras muchas y variadas especificaciones que varían según el supermercado.

El resultado es que mientras un supermercado marca un número máximo de sustancias detectables (>=0.01 mg/kg) según tipo de cultivo (por ejemplo «bayas y frutas pequeñas 5 sustancias, verduras con frutos 5 sustancias, hierbas frescas 3 sustancias, hortalizas de brote 4 sustancias…»), otro supermercado distribuirá de forma diferente en su lista el número máximo de sustancias detectables; otro ejemplo: Metro exige el 70% del valor oficial del LMR y el 70% del valor oficial del ARfD (Dosis de Referencia Aguda), sin embargo Rewe en sus marcas exige el 50% del valor oficial del LMR y el 70% del valor oficial del ARfD, además nos encontramos con que los criterios especiales de calidad de Aldi. Kaufland o Plus no coinciden, cada uno tiene su criterio de calidad añadido a la legislación Provincial, Autonómica, Nacional y Europea. En Almería se cumplen todos estos requisitos cadena por cadena.

Con un sector unido y fuerte podríamos conseguir que se unificaran criterios a la hora de exigirnos el cumplimiento de los requisitos que quisieran, lo que facilitaría enormemente a cada centro de exportación cumplir con cada cadena, suponiendo un ahorro muy importante para el sector, pues el cumplimiento de criterios dispares suponen muchas horas de trabajo a cada centro.

En I.U. Níjar basamos nuestra política agraria desde siempre sobre cuatro grandes pilares: La Unión del Sector, la Apuesta por la calidad e innovación en el sector, la ordenación del territorio para maximizar los rendimientos y la Lucha contra cualquier tipo de especulación, ya sea urbanística o de grandes superficies agrícolas, que no favorecen al agricultor.