Oposición a la Reforma Constitucional. Solicitamos un Referéndum

«Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta»

Socializar pérdidas y privatizar ganancias es olvidarse de bienestar social y eso es lo que el estado está haciendo, ya que mira al país como una empresa, cosa que se puede ver muy claramente en el texto de encabezamiento, que es un extracto literal de la modificación del artículo 135 de la Constitución española. Es decir, que lo prioritario, lo que va antes de todo a la hora de pagar cualquier cosa, serán los créditos que el estado pueda adquirir según el criterio del visionario de turno; ni las jubilaciones, ni las infraestructuras del país, ni la Seguridad Social: primero los créditos adquiridos para pagar intereses de deuda soberana.

Dicen que no hay otra solución, pero los islandeses, hace dos años, dijeron que se acabó, por parte de ellos, pagar ningún tipo de deuda desorbitada contraída por su país. Este es un ejemplo en el que hemos visto cómo un país entero se niega a pagar las deudas contraídas, y, más aún, ni siquiera las deudas en si, sino primero los intereses, que, naturalmente son variables y dependen de la situación financiera internacional que también es manipulada a gusto de los mercados. La solución más obvia es no pagar las deudas que se han contraído, pues está claro que no tratamos con inversores sino con usureros, y estamos jugando con el dinero de toda la sociedad. He ahí esa reforma constitucional que elimina esa posibilidad: las deudas hay que pagarlas, si o si.

Durante 15 días en Agosto, la Comisión Nacional del Mercado de Valores español prohibió especular a la contra (apostando que el índice de los valores va a bajar) en valores financieros. Al día siguiente, bajó la prima de Riesgo y la subasta de Bonos del Estado que hubo esos días fue satisfactoria (se vendió toda la deuda que se pretendía vender). ¡Durante 15 días¡ Todo esto no tiene ni pies ni cabeza: encuentras un buen instrumento, lo pones en marcha… y lo retiras a las dos semanas, no vaya a ser que la cosa vaya demasiado bien.

Según Perez Rubalcaba, agosto ha sido un mes muy malo financieramente hablando, porque en Estados Unidos «ha habido unos problemas…». Y, sin embargo, tampoco ha explicado que problemas… Precisamente, Estados Unidos tiene establecido un techo de endeudamiento y su principal problema era que necesitaba aumentar ese techo de endeudamiento para no entrar en suspensión de pagos, y… ¿qué es el déficit estructural? Pues el déficit pensado para pagar, precisamente, los gastos periódicos del Estado: la Seguridad Social, las pensiones, los gastos en infraestructuras, las ayudas al alquiler, etcétera … eso es lo que van a limitar con esta reforma, y, de hecho, ponen por delante el pago de los intereses de la deuda que deriva en déficit estructural antes que el pago de las pensiones o cualquier tipo de servicio social.

Exactamente: se cachondean de nosotros. Dicen que hay que reformar la constitución sin referéndum porque hay que generar certidumbre en los mercados: ¿y que hay de la certidumbre de la ciudadanía, a la que no le preguntan por su futuro, mientras la llaman ‘pueblo soberano’? Se oye estos días a los diputados del PSOE y del PP y otros representantes hablando y soltando una serie de frases como si los intereses de la sociedad española no tuvieran nada que ver con la política que hacen: y es así. No tienen nada que ver.

Lo importante, para ellos, son los intereses de las grandes fortunas y de las corporaciones financieras. Hemos sido invadidos. Pero no invadidos como cuando un pueblo invade al otro: hemos sido invadidos por fuerzas que no son de este mundo, por algo así como aliens o fantasmas a los que no se puede tocar ni saber quienes son, pero a los que hay que satisfacer. Trabajamos para ellos: primero nos robaron el mundo, ahora nos han esclavizado y nos quieren robar el futuro.

Es por todo ello, que IU presentó una moción en el Ayuntamiento; posicionándose totalmente en contra de la reforma realizada de la Constitución por los dos partidos mayoritarios PP y PSOE y solicitando un Referéndum. La falta de consenso de esta reforma con el resto de formaciones políticas, colectivos y ciudadanía en general se plasmó con el voto del PA, que apoyó nuestra propuesta.

Debate de la moción en el Pleno del Ayuntamiento de Níjar:

<p><p><p><p><p></div></p></p></p></p></p>