Referéndum para la Reforma Constitucional

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, rehúsa con rotundidad la propuesta de reforma de la Constitución para fijar un techo del gasto público realizada por Zapatero en el pleno del Congreso y que ha estado aceptada de manera inmediata por el líder de la derecha Mariano Rajoy.
Reformar la Constitución, para establecer un techo de déficit implica cambiar de raíz el actual modelo económico nada más que para favorecer, todavía más a los intereses del capital Financiero. Este cambio supone la definitiva unión de valores y objetivos del PSOE y el PP para aceptar la imposición de intereses extranjeros en nuestro país y renunciar a una salida social de la crisis, ya sea la actual o cualquier otra futura.
El dirigente federal de IU exige que la puesta en marcha o no, de esta transcendental reforma de la Carta Magna, sea sometida a referéndum, para que sean los ciudadanos los que decidan sobre la misma, directamente con su voto.
El máximo responsable de IU conmina al presidente del Gobierno a que aclare si ha recibido también un emplazamiento reservado y firme de la Comisión Europea o de alguna de las potencias de la EU exigiéndole la aplicación inmediata de esta medida.

 “Rodríguez Zapatero» –valora el coordinador federal de IU-, no está en condiciones ni legitima en estos tiempos de descuento que él mismo y Pérez Rubalcaba han decidido hipotecar más al país frente a los grandes intereses económicos y especuladores. Aunque solamente sea por respeto a los ciudadanos tendría que dejar el teatro y las cortinas de humo y dar explicaciones de su sumisión a medidas que no ofrecen ninguna salida a la crisis y sí al capital Financiero nacional y extranjero.

Después del control del déficit, la experiencia demuestra que la receta para el futuro, la aplique el PP o el PSOE, se basa en el recorte y el deterioramiento de los Servicios sociales, la liquidación de lo público y el ataque a las condiciones salariales y laborales de los empleados públicos y del conjunto de trabajadores.
 A su juicio, mientras llevamos décadas de alianza de hierro entre el PP y el PSOE, para negarse a cambiar la ley Electoral y hacerla más justa y proporcional, es patético ver como los socialistas y la derecha une fuerzas de inmediato si se trata de defender los intereses de los que realmente sustentan el poder económico.

Cayo Lara detalla con claridad que el déficit siempre ha estado y ha de ser un instrumento de política económica. No hay ninguna experiencia que demuestre que la única solución sea la estabilidad financiera para la situación de estancamiento de la economía, y el fuerte paro. Al contrario, el uso razonable del déficit permite estimular la economía y crear puestos de trabajo, objetivo prioritario en España. Nuestro problema no es el incremento del gasto, sino la falta de recaudación, como consecuencia de una fiscalidad injusta y de la amplitud de la economía sumergida y el fraude fiscal. No tenemos una deuda pública elevada, sino una grave deuda externa privada.