Motivos para el 15-M

El derecho a voto en España
Al voto se le da la cualidad filosófica de “derecho libre y secreto” que se emite tras recoger tu papeleta en una cabina poco antes de depositarlo en la urna. Sin embargo en España “de facto”, sin entrar en analizar con qué ley a dónde y a quién se vota, se ha pasado del voto censatario (de propietarios, etc.) al voto clientelar: Los partidos tienen derecho a emitir papeletas y entregarlas a los electores, con lo que se ponen las condiciones para el fraude; a su vez un miembro de la familia la puede imponer a su entorno; llevar a personas sin criterio con la papeleta a la urna, y suma y sigue sobre todas aquellas personas sobre las que emane alguna autoridad o poder. En definitiva, un clientelismo que se practica a todos los niveles y ámbitos sociales, hutándole al ciudadano esa mínima reflexión y libertad de elegir.
Pero es más, el Estado incentiva esta corruptela con el pago a los partidos por la emisión de papeletas. Con lo cual, y ante la competencia desleal, ningún partido se niega a ello. Negocio redondo para algunas formaciones que reciben créditos bancarios para sufragar las “campaña electoral” y que después son condonados a cambio de “favorcillos”.
A ello hay que añadir la opacidad para ejercer el Derecho de Voto por parte de ciudadanos comunitarios y emigrantes con convenios con sus respectivos países. Y que se permite la encuestación “a pie de urna” hasta dos horas antes del término de la votación, con lo que se puede detectar los lugares con los que unos cuantos votos dirimen un escaño.
¿ Realmente existen garantías de libertad de voto en el sistema español ?
Miquel Carmona