Chumberas, pitas y balates

Ante la preocupación de los vecinos del municipio por la plaga de las chumberas, producida por la llamada cochinilla del carmín, os preguntaréis por qué no se defiende a la chumbera de esta plaga: pues porque la chumbera como especie está incluida en el catálogo de especies invasoras y estas especies según nuestra normativa no se pueden ni cultivar ni ayudar a su desarrollo.

Sin embargo desde nuestro punto de vista es un error no cuidar la chumbera en zonas rurales y agrícolas y siempre que no dañen nuestros ecosistemas, debido a los usos tan importantes que siempre les hemos dado en Níjar y a que para nosotros “la penca”, los chumbos y sus flores forman parte de nuestro paisaje.

De la misma forma las pitas forman parte de nuestro paisaje habiéndose convertido en una seña de identidad de nuestro municipio y del Parque, también entendemos que se proceda a su retirada parcial en zonas determinadas cuando expertos biólogos y conservadores del espacio natural protegido han detectado que están colonizando otros ecosistemas naturales de gran valor.

En Almería, las extensas zonas con sisales tienen su origen en plantaciones realizadas entre los años 1940 y 1950 para la producción de fibra como la rafia y cuerdas o sacos
y
fueron abandonadas debido a su baja productividad y a la aparición de las fibras sintéticas; desde entonces, se han ido extendiendo especialmente en hábitats costeros.

Creemos que existen posiciones intermedias respetuosas con la conservación de nuestros ricos ecosistemas -responsables de que nuestro municipio albergue la mayor parte de un espacio natural protegido que nos convierte en un lugar único en el mundo- y a su vez entendemos que, donde no sea estrictamente necesario para la conservación de este espacio, debemos cuidar estos elementos paisajísticos.


Las chumberas y las pitas, como los balates, han crecido con colonizadores y habitantes de esta tierra, si bien los balates que forman parte de nuestro patrimonio cultural y nuestra riqueza paisajística no se mueven de donde l@s nijareñ@s los levantaron, deseamos la erradicación de la plaga que está acabando con nuestras chumberas y respetamos el control de la invasión de pitas de nuestros ecosistemas.

Pitas